maese sonoro ∴

Enseñando a desaprender cómo se deshacen las cosas

El Club de los Iguales (Cádiz)

El Club de los Iguales

El Club de los Iguales es un grupo consuetudinario, y de hecho, que expresamente elude su constitución en asociación, siendo más bien un colectivo que se convoca mensualmente —salvo en los meses de verano— para cenar juntos y conversar, e invitar a una persona de interés a participar en ese encuentro. Estos cenáculos vienen realizándose desde hace años en Vitoria-Gasteiz, desde 2016 en Madrid, en Sevilla y Barcelona desde finales de 2018 …

El Club de los iguales carece de todo interés económico, y su único patrimonio lo constituyen los lazos de amistad y las relaciones personales que se han ido constituyendo entre sus miembros, y la propiedad intelectual, registrada, del logo del Club de los Iguales en todas sus variantes.

El Club carece de Estatutos y de Reglamentos sin embargo de su práctica se pueden deducir los siguientes usos y costumbres que nos han permitido perdurar a través del tiempo y disfrutar de este espacio de diálogo, contraste, amistad y encuentro:

1.- El único objeto del Club es organizar mensualmente durante los meses de septiembre a junio un cenáculo con un invitado que nos hable de su actividad profesional, sus intereses personales, su pensamiento o sus propuestas sociales o políticas y propiciar así que la palabra circule con libertad pero con la exigible cortesía dialéctica, entre los asistentes. La finalidad del encuentro es escuchar a la persona invitada y permitirle expresarse de la manera más libre posible, no se trata de porfiar con ella ni llegar a ningún tipo de conclusiones. Cada uno sacará las suyas.

2.- Los Conveners o Convocantes que son las personas que reservan la cena, contactan al invitado mensual y convocan a todos los miembros del Club y moderar los coloquios.

3.- Como grupo de hecho el Club no tiene una membresía oficial, de modo que se compone de los comensales habituales que acuden, regularmente, a los cenáculos.

4.- A iniciativa propia o a propuesta de los comensales habituales, los Conveners amplían o reducen el número de convocados con el propósito de mantener entre quince y veinticinco comensales como máximo a cada Cenáculo. Las convocatorias son inapelables. Las convocatorias se hacen por correo electrónico y la asistencia exige confirmación.

5.- Toda persona que confirme su asistencia y sin avisar, al menos con 24 horas de antelación no asista a la Cena asumirá el coste del cubierto malogrado.

6.-El Club de los Iguales no tiene cuotas y sus únicos gastos son los que derivan de la invitación a cenar al invitado mensual y en casos especiales el abono a prorrata de los gastos de desplazamiento o alojamiento que el invitado pueda requerir. En estos casos deberá advertirse en la convocatoria la existencia de un suplemento de gasto. La motivación del Club no radica en el valor gastronómico de la cena sino en la convivialidad de cada encuentro y el interés del invitado.

7.- El costo del cubierto, de la invitación del cubierto del invitado, así como de los gastos de desplazamiento o alojamiento si los hubiere, han de abonarse previamente al encuentro como mínimo con una semana de antelación.

8.- En caso de que el número de comensales inscritos a la cena supere el cupo máximo de asientos disponibles, tendrán prioridad para asistir los comensales que hayan realizado el pago de la cena en primer lugar. Por supuesto, a los que hayan realizado ya el pago de la cena y por falta de sitio no puedan asistir, se les devolverá su aportación de manera íntegra y se les avisará con suficiente antelación.

9.- La presencia de un invitado para hablar en el Club no es necesariamente un homenaje ni un gesto de adhesión a su persona o a su significación ideológica o política, es simplemente una muestra de interés personal y curiosidad intelectual por lo que esa persona pueda participarnos, la información que nos aporte y las reflexiones que nos provoque.

10.-No es costumbre del Club de los Iguales aplaudir las intervenciones de los invitados a los que sin embargo siempre se agradece su participación y generosidad por compartir su tiempo y su palabra con nosotros, y se le suele regalar un pin —un forget-me-not— como recuerdo de su visita.

11.- Los comensales habituales no están obligados a acudir a todas las cenas, ni siquiera a un número determinado de ellas, pueden acudir solo a las que les interesen. Tampoco es preciso excusarse ni dar explicaciones de por qué no se acude a una o a otra cena. La ausencia de confirmación se entiende, sin más, como indicación de que no se acude a esa cena.

12.- Sin embargo si se da una ausencia muy prolongada a las Cenas, los Conveners pueden entender que la persona en cuestión ha perdido interés en mantenerse en relación con el Club y ser excluida de la lista de los regularmente convocados.

13.- Ocasionalmente en las redes sociales de los Conveners o las propias del club si las hubiere, se pudieran colgar referencias y fotografías de los invitados y de las cenas realizadas que nos sirven a todos de referencia y de memoria.

Estos usos no son inflexibles y pueden ser alterados por consenso o bien por desuso.


Ingresa tus datos para estar al día de las siguientes cenas: